top of page

Cómo se almacenan los quesos ?




Conserva todo el sabor de tus quesos con estos consejos de almacenamiento.


El secreto de una buena conservación reside principalmente en el embalaje. Los quesos enteros deben guardarse en su envoltorio original. Los demás sería conveniente envolverlos en papel encerado y luego en papel de aluminio.

Los trozos de queso comprados en envoltorios de plástico deben envolverse lo antes posible en papel encerado. Hay que evitar los envases plastificados que impiden que el queso respire y favorecen la degradación de la corteza o la pasta. Los quesos de pasta firme pueden conservarse envueltos en papel de aluminio.


Como regla general, el embalaje debe adherirse bien al queso para evitar que se seque. Por supuesto, no se debe quitar la corteza del queso, ya que actúa como una capa protectora para conservar el aroma de la pasta. Además, añade placer visual y, en la mayoría de los casos, es comestible.


Una vez adecuadamente embalados, tus quesos pueden ser colocados en un contenedor de plástico hermético. De esta manera, estarán protegidos de golpes y presiones, así como del olor de otros alimentos o quesos. También puedes agrupar varios quesos en un mismo contenedor siempre y cuando sean del mismo tipo.


Lo que debes saber:


Ningún queso se beneficia de ser conservado en casa por demasiado tiempo. Si compras en una buena quesería o en un supermercado respetable, tu queso debería estar en su mejor momento al momento de la compra. Por lo tanto, es preferible consumirlo rápidamente.


La temperatura ideal de conservación de un queso es aquella que se acerca a las condiciones de maduración del mismo, es decir, una temperatura de 10 a 15ºC, pero por un corto período.

Dicho esto, en general, el queso se conserva igualmente bien en el refrigerador si se mantiene en una atmósfera fresca y húmeda, entre 2 ºC y 4 ºC dependiendo del tipo de queso. La mejor solución es conservarlo en el cajón de verduras del refrigerador, aislándolo tanto como sea posible de alimentos (o de otros quesos) que desprendan olores fuertes.

Asegúrate de sacar los quesos del refrigerador una hora antes de consumirlos para servirlos a temperatura ambiente.


¿Cuánto tiempo?


Pasta blanda: bien embalados, conservarán todas sus cualidades durante varios días. Por ejemplo, los brie y camembert jóvenes pueden conservarse unas semanas. Sin embargo, cuando estén en su punto en el momento de la compra, se pueden conservar hasta dos semanas en buenas condiciones.


Pasta semi-fermentada: almacenados en su envoltorio original, se conservan en el cajón de verduras del refrigerador. Respecto a los trozos cortados, pueden conservarse de una semana a un mes dependiendo del queso, siempre que estén bien embalados.


Pasta dura: se conservan muy bien hasta 1 mes si están bien embalados. Así, el queso sigue madurando y desarrolla sabores más pronunciados.


Pasta azul: tienen más posibilidades de conservarse cuando están envueltos en un paño húmedo y luego cerrados en un recipiente de plástico hermético.


Pasta fresca: 2 semanas, envuelto en film transparente, entre 2 y 4°C.


¿Y la congelación?


A veces se desaconseja congelar los quesos porque puede alterar su textura. Sin embargo, la congelación afecta poco su sabor y generalmente no cambia las propiedades de los quesos utilizados para cocinar.

Es el caso especialmente de los quesos de pasta dura como el cheddar, el suizo o el emmental, que una vez rallados, se conservan bien en el congelador.

Para congelar bien los quesos, hay que envolverlos en papel de aluminio, luego colocarlos en una bolsa diseñada para la congelación y eliminar el aire.


Voilà, síganos en nuestras redes para mas tips queseros !

21 vues0 commentaire

Posts récents

Voir tout

Comments


bottom of page